Foro- Ciudad.com

El Coronil - Sevilla

Poblacion:
España > Sevilla > El Coronil
Recordar esta Pagina
17-12-09 20:09 #4199703
Por:No Registrado
IZQUIERDA VIOLENTA
IZQUIERDA VIOLENTA

El estallido de las agresiones contra personalidades del conservadurismo europeo, y la fundamental participación en estos sucesos violentos de izquierdistas radicales, ha devuelto a la actualidad el nombre del profesor de Filosofía de la Universidad de Berkeley, California, Herbert Marcuse. Este profesor alemán exiliado de la Alemania nazi pertenecía a la promoción de pensadores marxistas freudianos, integrada principalmente por Adorno, Walter Benjamín y Wilheim Reich. El contacto con la sociedad supercapitalista de los Estados Unidos forzó a Marcuse a defender una serie de teorías correctivas del proceso revolucionario, tal y como hasta entonces se concebía en Europa.

Marcuse defendía la violencia contra representantes del "neo-capitalismo" y era partidario de que las acciones violentas pasaran a manos de grupos izquierdistas fronterizos o marginados: los jóvenes inadaptados, los hippies, el lumpenproletariado, los situados fuera de la ley. De haber vivido hoy, Marcuse habría incluido a los musulmanes en su lista.

Aunque el pensamiento de Marcuse fue atacado e impugnado por la mayor parte de los movimientos estudiantiles, su huella está siendo indiscutible en la estrategia de la izquierda radical europea, y muy especialmente, de la española.

En Italia, un extremista de izquierda se ha convertido en el ídolo para miles de internautas por romperle literalmente la cara al primer ministro Silvio Berlusconi. Paralelamente, el periodista de Telemadrid Hermann Tertsch fue brutalmente apaleado luego de que el presentador de una cadena de televisión manipulara unas declaraciones suyas sobre Al Qaeda haciéndole pasar por asesino. En ambos casos, las agresiones han encontrado un significativo respaldo social, lo que indica que hay una extrema izquierda violenta que tiene un innegable apoyo en importantes sectores de la opinión pública.

Como siempre que la violencia se presenta bajo formas ideológicas distintas a las de la derecha, los sociólogos y los politólogos miran para otro lado. Se evitan así tener que pronunciarse sobre actos de violencia que no responden a los estereotipos 'fachas' que tanto les pone. A los españoles no debería sorprendernos esta exaltación de la violencia de izquierda, por acción u omisión, muy habitual en la historia contemporánea española. Si la II República fracasó fue sobre todo por la institucionalización del crimen por parte del Estado. Desde algunas instancias públicas se animaba literalmente a la aniquilación del rival político, lo que desencadenó sucesos tan dramáticos e insólitos como el asesinato del jefe de la oposición parlamentaria por parte de fuerzas policiales a las órdenes del Gobierno.

Pero no es preciso que nos remontemos tan lejos. La violencia ejercida por la izquierda nacionalista vasca desde 1.975 difícilmente hubiese sido tolerada y transigida por una parte de la opinión pública y de la propia institucionalidad democrática si sus inductores hubiesen sido otros. Los cientos de asesinatos de ETA nunca fueron enmarcados en una orientación ideológica bien definida, como ocurre cada vez que la violencia es ejercida por algún grupúsculo de la llamada ultraderecha. Tampoco las víctimas del GRAPO tuvieron nunca derecho a la misma reparación moral que recientemente ha tenido la familia de un joven ultraizquierdista muerto en el transcurso de una reyerta entre bandas callejeras.

La aceptación social de la violencia de izquierda por desgracia no es nueva. Durante y tras las elecciones de marzo de 2004, el partido socialista comprendió la importancia de esos grupos marginales a la hora de conseguir una mayoría social con la que hacer frente a los conservadores. Esos grupos marginales van desde los parásitos subvencionados a los antisistema; desde los jóvenes radicales a las comunidades inmigrantes; de los que profesan un odio declarado al occidente cristiano a los separatistas, particularmente los más radicales.

Esta oposición al sistema como tal no se desencadenó de forma tan expresiva hasta la llegada de Zapatero a la secretaría general del PSOE. Tras la marcha forzada de Nicolás Redondo Terreros al frente de los socialistas vascos y la posterior deriva antiterrorista del entonces principal partido de la oposición, Zapatero comprendió la efectividad de un método de oposición apoyado por lo 'mejorcito' de cada casa. Todo eso ha tenido un efecto traumático y provocado la activación política de ese frentismo que tan terribles resultados nos ofreció en el primer tercio del siglo pasado.

Durante estos años se ha visto la cara más perversa de este sistema de libertinaje, con casos tan elocuentes como el de un alto dirigente de ERC invocando al asesinato del Rey o las del presidente del Gobierno minimizando la voladura de una terminal aeroportuaria por parte de ETA. De tanto soltar la cuerda, el partido en el Gobierno ha perdido el control de la cometa, que ahora sobrevuela sin rumbo fijo en manos de izquierdistas y nacionalistas radicales. En España se quiso deslegitimar con gran alboroto la posibilidad de una alternancia al poder de la izquierda y el PSOE no le hizo asco a la fórmula de compartir trincheras con los alborotadores. En este sentido, los ataques a la Corona, a la Prensa y a la supervivencia del Estado no son en modo alguno un acontecimiento aislado, sino el resultado del dicho popular de que quien juega con fuego se arriesga a perecer calcinado.

Lo peor con todo de estos años de Gobierno socialista es que los radicales tienen la certeza de que las ofensas a la Corona, a la nación, a la bandera española, a las víctimas del terrorismo, al Tribunal Constitucional, a la Iglesia, a los intelectuales independientes... les salen del todo gratis. La irresponsabilidad de Zapatero se mide no sólo por haber reducido el margen institucional del sistema para hacerles frente, sino por haber pactado las principales decisiones legislativas con sus representantes políticos. ¿Con qué autoridad podría convencerles hoy para que desanden el siniestro camino recorrido?

http://www.alertadigital.com/content/view/98039/284/
Puntos:
Foro-Ciudad.com - Ultima actualizacion:01/05/2016
Clausulas de responsabilidad y condiciones de uso de Foro-Ciudad.com
PC - TABLET - MOVIL